10 Recomendaciones sobre cómo prevenir el cáncer

Actualmente el cáncer es responsable de 1 de cada 8 muertes en todo el mundo y los países más ricos soportan la mayor carga de prevalencia de cáncer.

Para el año 2030, la carga mundial de cáncer se estima en 21.7 millones de casos nuevos y 13 millones de muertes. El costo económico total del cáncer en todo el mundo en 2030 se estima en US$458 mil millones.

El envejecimiento general de la población aumentará la cantidad bruta de casos de cáncer en un futuro próximo, pero más pacientes también sobrevivirán después de su diagnóstico y tratamiento y resultado de los esfuerzos para detectar el cáncer en etapas anteriores. También hay un nuevo enfoque en la prevención del cáncer, y el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR, por sus siglas en inglés), han actualizado sus recomendaciones de estilo de vida para prevenir el cáncer.

Un nuevo informe que ha revisado todos los datos de los últimos 30 años sobre dieta, peso, actividad física y cáncer ha confirmado el vínculo entre el cáncer y el estilo de vida y proporciona recomendaciones basadas en la evidencia sobre cómo reducir el riesgo de cáncer.

El coautor de la investigación, Dr. Nigel Brockton, PhD, director de investigación de la AICR, afirmó “El informe resume la totalidad de la literatura en 10 recomendaciones para la prevención del cáncer y cada una de estas recomendaciones se basa en factores para los cuales existe una fuerte evidencia de aumento o disminución del riesgo de cáncer, y forman un plan para una vida saludable para reducir el riesgo de cáncer».

Producido por la AICR y el World Cancer Research Fund, el nuevo informe es el tercero de una serie. Revisa los datos de 51 millones de personas, incluidos 3.5 millones de casos de cáncer en 17 sitios de cáncer.

Confirma los resultados recientes de un nuevo estudio publicado en The Lancet Diabetes and Endocrinology que concluye que el sobrepeso – obesidad ocasionan al menos 12 tipos de cáncer: hígado, ovario, próstata, estómago, oro-faríngeo, colo-rectal, mama (post-menopáusia), vesícula biliar, riñón, adenocarcinoma esofágico, pancreático y endometrial.

El Dr. Brockton enfatizó que la evidencia en el informe actual es más sólido y notablemente consistente. El nuevo informe se basa en datos de mucha mayor calidad, principalmente de estudios prospectivos de cohorte y ensayos controlados aleatorios, el nivel más alto de evidencia.

«Nuestras 10 recomendaciones forman un plan para una vida saludable para reducir el riesgo de cáncer. Existe buena evidencia de que cuanto más de cerca las personas los siguen, menor es el riesgo de desarrollar cáncer».

La teoría metabólica del cáncer postula que el cáncer es principalmente el resultado de un metabolismo energético deficiente y del daño en las mitocondrias de las células.La primera recomendación es tener un peso saludable, dada la evidencia particularmente fuerte de que una mayor gordura corporal es la causa de muchos cánceres. La dieta cetogénica o muy baja en carbohidratos, promueve una función mitocondrial y respiración saludables, disminuye la vascularización e inflamación tumoral e incrementa la muerte de las células tumorales

Las segundas dos recomendaciones son ser físicamente activos y consumir una dieta rica en granos enteros, verduras, frutas y frijoles. Estos pasos reducen tanto el riesgo de cáncer como el aumento de peso y el sobrepeso u obesidad.

Las siguientes cuatro recomendaciones se centran en limitar el consumo de ciertos productos; a saber, comidas rápidas y otros alimentos procesados altos en grasa, almidones o azúcares; carnes rojas y procesadas (salchichas, mortadelas, salchichón); bebidas azucaradas (gaseosas, refrescos); y la ingesta de alcohol.

La octava recomendación es no usar suplementos dietéticos en dosis altas para la prevención del cáncer; en cambio, el objetivo debe ser satisfacer las necesidades nutricionales solo a través de la dieta.

Las dos recomendaciones finales se centran en subgrupos de población específicos. Las nuevas madres deben amamantar a sus bebés, si es posible. Esta recomendación se alinea con la de la OMS, que recomienda que los bebés sean amamantados exclusivamente durante 6 meses, y luego hasta los 2 años de edad o más, junto con los alimentos complementarios apropiados. El otro subgrupo son individuos que ya han recibido un diagnóstico de cáncer. El informe señala el mayor reconocimiento de la importancia potencial de la dieta, la nutrición, la actividad física y el peso corporal en la supervivencia del cáncer. Las personas con un diagnóstico de cáncer deben consultar a un profesional de la salud debidamente capacitado tan pronto como sea posible, quien pueda tomar en cuenta las circunstancias de cada persona. Pero a menos que se indique lo contrario, y si es posible, a los sobrevivientes de cáncer se les recomienda seguir las 8 recomendaciones anteriores después de la etapa aguda del tratamiento.

Fuente: https://www.medscape.org/viewarticle/897664

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: