Una molestia tratable, la Hiperhidrosis

Una molestia tratable, la Hiperhidrosis

El término médico: “Hiperhidrosis” significa: (Hiper) = aumento de, e (Hidrosis) = sudoración, en otras palabras es cuando una persona suda más de lo necesario.

La sudoración enfría nuestro cuerpo impidiendo el sobrecalentamiento. Las personas que tienen hiperhidrosis, sin embargo, sudan cuando el cuerpo no necesita enfriamiento. Usualmente sudan en una o dos áreas del cuerpo, ejemplo, manos, pies o axilas. Mientras que el resto del cuerpo permanece seco. Alrededor del 3% de la población sufre hiperhidrosis, la cual afecta la productividad laboral, la confianza, la comodidad social, el bienestar emocional y las opciones de vestuario. Diversos estudios han demostrado que la hiperhidrosis afecta la calidad de vida similar o incluso mayor que otras condiciones dermatológicas conocidas, como el acné severo o la psoriasis, por ej, la hiperhidrosis en las manos hace difícil dar un apretón de mano o chocarle la mano a otra persona. La hiperhidrosis axilar requiere de antitranspirantes más fuertes también conocidos como Clinical, para disminuir la sudoración y los olores corporales. La hiperhidrosis de los pies puede predisponer al pie de atleta.

Las personas con hiperhidrosis tienen igual número de glándulas sudoríparas que los demás, pero el nervio que controla la sudoración, el nervio simpático, es hipersensible y causa la sobreproducción de sudor. Hay dos tipos de hiperhidrosis: la primaria y la secundaria. La primaria es usualmente hereditaria y se puede experimentar desde la infancia y se intensifica en la pubertad, especialmente en las mujeres. La secundaria está asociada con otros desórdenes como la gota, el alcoholismo crónico, el hipertiroidismo, la diabetes mellitus, el mal de Parkinson, las lesiones de la médula espinal y los tumores hipotalámicos.

La hiperhidrosis no se puede curar pero existen varios tratamientos que pueden ayudar a reducir la sudoración como por ej, la iontoforesis, la cual es una técnica que consiste en inyectar en la piel sustancias con una corriente eléctrica que pasa a través del agua desde un polo eléctrico a la piel. Resulta una terapia efectiva, pero difícil de realizar dado el tiempo que conlleva. También las inyecciones (en las axilas) de toxina botulínica, la cual inhibe la inervación en la glándula sudorípara.

En los últimos años, el principal avance ha sido el uso de fármacos anticolinérgicos por vía oral para controlar dicho exceso de sudor, por ej, la oxibutinina, fármaco cuyo uso aprobado por ficha técnica es el tratamiento de la incontinencia urinaria en mayores de 5 años.

En casos de hiperhidrosis resistentes a todas las terapias puede plantearse la realización de un tratamiento quirúrgico que consiste en la extirpación de las glándulas sudoríparas o en la realización de una simpatectomía.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5674693/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: