Es posible bloquear la adicción al cigarrillo

Es posible bloquear la adicción al cigarrillo

El número mundial de víctimas del tabaquismo sigue aumentando, actualmente es de unos 6 millones / año y se espera que alcance los 8 millones / año en el 2030, según informes de la OMS

, y los esfuerzos por descubrir los secretos de la adicción a la Nicotina adquieren una urgencia particular. “La Nicotina es una de las drogas más difíciles de dejar, pues mientras el 70% de los fumadores de cigarrillos en los EEUU dicen que les gustaría dejar de fumar, cada año solo el 3% puede hacerlo con éxito, afirma la Dra. Inés Ibáñez, científica del Laboratorio Nathaniel Heintz y docente de la Universidad de Rockefeller.

La investigación, identifica cambios químicos específicos en las profundidades del cerebro que ayudan a impulsar la adicción a la Nicotina. También describe experimentos en los que los científicos pudieron detener estos cambios en ratones y descubrir objetivos potenciales para las drogas para tratar la dependencia del tabaco.

La Nicotina es un estimulante que funciona al unirse a los receptores ampliamente distribuidos en todo el cerebro, lo que hace que las neuronas liberen una variedad de neurotransmisores, incluida la Dopamina, que desencadena sensaciones de placer. En una búsqueda de las células cerebrales que transmiten esta respuesta, el grupo de Ibáñez, investigó cómo la Nicotina afecta a dos estructuras del cerebro medio, el Núcleo InterPeduncular (En inglés IPN) y la Habénula Medial (MHb). Si bien estas regiones cerebrales son antiguas en términos evolutivos y se encuentran en todos los vertebrados, incluidos los humanos, no han recibido mucha atención de los científicos hasta hace poco.

Trabajando con ratones, Jessica L. Ables, primera autora del estudio, descubrió que el consumo crónico de Nicotina altera las funciones de una población particular de neuronas dentro del IPN. Estas células cerebrales alteradas, a las que llamó “Amigo1”, parecen promover la adicción a la Nicotina al interrumpir la comunicación entre la Habénula y el IPN. Generalmente, la interacción entre la Habénula y el IPN hace que se libere una cantidad menor de “Placer”, lo cual protege de la adicción, pero la estimulación permanente de las células “Amigo1” bloquea este efecto.

Normalmente, estas estructuras cerebrales tienen un sistema para reducir la adicción a la Nicotina. La Habénula responde a una dosis dada de Nicotina al enviar una señal de aversión a la IPN que disminuye la recompensa de la droga, un efecto que finalmente limita la necesidad de consumir Nicotina. Sin embargo, después de la exposición crónica a la Nicotina los ratones utilizados en el estudio bebieron agua con Nicotina durante 6 semanas, las células “Amigo1” comprometen este “efecto de frenado” al liberar dos sustancias químicas que reducen la respuesta del IPN a la señal de aversión de la Habénula. En otras palabras, el mensaje de dejar de fumar no se entrega.

El resultado es una respuesta de “pro-adicción” a la Nicotina, que los ratones mostraron en una prueba de comportamiento diseñada para medir las propiedades motivacionales de la droga. En la prueba, llamada preferencia de lugar condicionado, los ratones optaron por pasar tiempo en una cámara donde previamente habían recibido Nicotina. “Si usted está expuesto a la Nicotina durante un período prolongado, produce más sustancias químicas que alteran la señal y esto lo insensibiliza”, dice Ibañez. “Es por eso que los fumadores siguen fumando”.

En otros experimentos, su grupo pudo confirmar que la respuesta de estos ratones a la Nicotina crónica realmente estaba influenciada por las neuronas “Amigo1”. Cuando los investigadores silenciaron estas neuronas usando una técnica de Ingeniería Genética, esto eliminó la “preferencia de Nicotina” de los ratones, sugiriendo fuertemente que esas neuronas juegan un papel en el comportamiento adictivo.

Un experimento adicional que dejó a las células “Amigo1” solas pero bloqueó la producción de óxido nítrico (NO), una de las dos sustancias químicas generadoras de adicción sobre-expresadas por las neuronas, dio resultados similares.

Por lo anterior la Dra. Ibañez afirma que la vía Habénula – IPN es importante para la adicción a la Nicotina en humanos, por lo cual planea investigar más a fondo las células cerebrales “Amigo1” y los cambios químicos que desencadenan para desarrollar alternativas de tratamiento para esta terrible adicción.

 

Fuente: http://www.pnas.org/content/114/49/13012.abstract

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: