El divorcio y sus nocivos efectos sobre la salud física y mental


Boletín de Noticias


Introduce tu correo electronico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

03 diciembre, 2020 - #salud mental

Para algunos el divorcio representa una necesidad, para otros un remedio, para la mayoría un verdadero trauma.

Los últimos 20 años de investigación han encontrado fuertes asociaciones entre el divorcio y los resultados adversos sobre la salud. En general, los divorciados reportan una peor salud física y mental y más síntomas de estrés, ansiedad, depresión y aislamiento social que la población en general.

Las últimas décadas de investigación han encontrado de manera consistente fuertes asociaciones entre el divorcio y sus efectos adversos sobre la salud física y mental.

El estudio hecho por la Universidad de Copenhague en Dinamarca, incluyó a 1,856 daneses recién divorciados. La salud física y mental se midió utilizando el cuestionario de salud SF-36, compuesto por 36 preguntas (ítems) que valoran los estados tanto positivos como negativos de la salud.

El estudio encontró que inmediatamente después de la separación legal, las personas comienzan a tener cambios negativos en su salud física y mental. En muchas ocasiones esta situación conlleva a disputas y conflictos que podrían agravar mucho más esos efectos negativos para la salud. La relación de pareja se extiende a las respectivas familias (por ej, suegros).

La calidad de vida relacionada con la salud de los recién divorciados era significativamente peor que la población con antecedentes comparativos después del divorcio, encontrando: peor salud general, peor salud mental, menor vitalidad, disminución del funcionamiento social, menor rol emocional.

En todos los géneros, se encontró que los niveles más altos de conflictos de divorcio, predicen una peor salud física y mental, especialmente en las mujeres, incluso cuando se controlan otras variables sociodemográficas y características del divorcio.

El estudio se dirigió a personas anteriormente casadas legalmente, no se incluyó a parejas en unión libre y por lo tanto, no está claro si los resultados del estudio pueden generalizarse a este grupo de personas. Sin embargo, se espera que el proceso de disolución de la relación sea similar para las personas casadas y en unión libre, en la medida en que puede haber hijos involucrados y bienes compartidos (por ej, la casa). Por lo tanto, no existen motivos para esperar que las personas en unión libre difieran de las personas casadas; investigaciones futuras deberían tratar de examinar este punto.

Los hallazgos subrayan la relevancia de proporcionar intervenciones de divorcio a los divorciados lo antes posible después de su divorcio para mejorar la calidad de vida relacionada con la salud.

Fuente informativa: Frontiers

Dejanos tu comentario

Nota: El correo electronico no se mostrara a otros o se usara con fines de enviar correos no desados, solo se usara para validar que es un humano quien comenta.

qFonNQJTyMs
06 diciembre, 2020 qFonNQJTyMs

QDMXdRomxGTkp