Consumo de Sal y posible causa de dermatitis atópica

La incidencia de enfermedades alérgicas ha aumentado en los últimos 50 años.

Probablemente debido a factores ambientales. Sin embargo, la naturaleza de estos factores y el modo de acción por el cual inducen la desviación inmune tipo 2, característica de las enfermedades atópicas aún no están claros.

Los linfocitos T o células T son producidos en la médula ósea y su función más importante es la inmunidad o defensa, destruyendo, por ejemplo, células ajenas a nuestro organismo que pueden causar daño. Pero también pueden atacar sustancias que son inocuas, como les ocurre a las personas alérgicas. Por ejemplo, las células Th2 que son un subgrupo de las células T, cuando funcionan mal pueden desencadenar afecciones inflamatorias como la dermatitis atópica (ver fotografía).

Se ha informado previamente que el Cloruro de Sodio que es la misma sal de cocina, en la dieta promueve la polarización de las células T Helper 17 (TH17) con implicaciones para enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple.

El estudio demuestra que el Cloruro de Sodio o sal de cocina, también promueve potentemente las respuestas de las células TH2 en múltiples niveles reguladores.

El Cloruro de Sodio mejoró la producción de Interleucina-4 (IL-4) e IL-13 al tiempo que suprimió la producción de Interferón-γ (IFN-γ) en las células T de memoria. Desvió los destinos de las células T alternativas hacia el fenotipo de las células TH2 y también indujo la polarización de las células TH2 de novo a partir de precursores de células T vírgenes.

Mecánicamente, el Cloruro de Sodio ejerció sus efectos a través del factor de transcripción osmosensible NFAT5 y la quinasa SGK-1, que regulaba las citocinas TH2 características y los factores de transcripción maestros en condiciones de sal hiperosmolar.

La piel de los pacientes con dermatitis atópica contenía mayores concentraciones de sodio en comparación con la piel sana no lesionada.

Estos resultados sugieren que el Cloruro de Sodio representa un punto de control microambiental cutáneo hasta ahora pasado por alto en la dermatitis atópica que puede inducir respuestas de células TH2, los orquestadores de las enfermedades atópicas.

No obstante, este estudio no ha podido demostrar aún de qué forma el sodio se acumula en la piel, por lo que tampoco se puede asegurar que una dieta baja en sal pueda influir en la aparición o el progreso de la dermatitis u otros trastornos alérgicos, o reducir las lesiones de la dermatitis.

Fuente: http://stm.sciencemag.org/content/11/480/eaau0683

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: