Un gel de testosterona mejora la salud de los hombres mayores de 65 años

Un gel de testosterona mejora la salud de los hombres mayores de 65 años

Con el paso del tiempo, los niveles de testosterona en los hombres suelen ser más bajos, provocando trastornos sexuales, disminución de la masa muscular, pérdida del cabello y reducción de la densidad ósea.

Un estudio clínico incluyó hombres de EEUU de 65 o más años de edad con niveles bajos de testosterona, aunque dentro de lo esperado en pacientes de esa edad. A todos ellos se les sometió a tratamiento durante un año, bien con gel de testosterona o con gel placebo.

Los resultados muestran ciertos beneficios para aquellos sujetos que usaron el gel de testosterona y no se encontraban en el grupo del placebo. Por ejemplo, tras un año de tratamiento con testosterona se corrigió la anemia de aquellos pacientes con esta enfermedad que formaban parte del estudio. Sus niveles de hemoglobina también aumentaron respecto a aquellos que usaban el gel placebo.

El estudio detectó un incremento en la densidad mineral ósea volumétrica y en la fuerza de los huesos en los sujetos del grupo con el tratamiento. “Necesitaremos un estudio mayor y durante más tiempo para comprobar si el tratamiento con testosterona puede reducir el riesgo de sufrir fracturas”, explica Christina Wang, investigadora del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles, coautora del estudio.

Por otro lado, no se ha detectado ninguna mejoría significativa en la memoria verbal o visual, habilidad espacial y otras capacidades cognitivas de los sujetos del estudio en ninguno de los dos grupos.

Aumentar la densidad ósea y disminuir la anemia son algunos de los beneficios de un tratamiento basado en la hormona testosterona gel en hombres mayores de 65 años. A pesar de los beneficios detectados, la prueba encargada de medir los riesgos cardiovasculares muestra un aumento importante en el volumen de placa no calcificada en las arterias coronarias de los pacientes que no se encontraban en el grupo del placebo. Estos datos sugieren que el tratamiento con testosterona podría aumentar los riesgos de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Fuente: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2603929

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: