La dieta cetogénica ayuda a prevenir y tratar ciertos tipos de cáncer

La dieta cetogénica se caracteriza por ser muy baja en azúcar y contribuir así a mantener bajos niveles de glucosa en la sangre, podría ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer según un estudio .

Estudios clínicos han sugerido que la glucosa o azúcar, constituye un suministro de energía clave para muchos tipos de células cancerosas. Los autores de la nueva investigación habían llevado a cabo estudios previos en el laboratorio que demostraron que el carcinoma de células escamosas es significativamente más dependiente de la glucosa que otros tipos de cáncer como el adenocarcinoma.

Limitar los niveles de glucosa en la sangre no solo previene la diabetes y permite llevar un buen control de la enfermedad en las personas que ya la padecen, sino que también podría ayudar a evitar el desarrollo de algunos tipos de cáncer, según ha mostrado un estudio realizado por biólogos de la Universidad de Texas – EEUU.

Para comprobarlo, estos investigadores alimentaron con dieta cetogénica a un grupo de ratones con cáncer de pulmón, a los que además administraron un medicamento que se usa en el tratamiento de la diabetes, el cual bloquea la reabsorción de glucosa en los riñones. La restricción sistémica de la glucosa mediante una dieta cetogénica y la inhibición de la reabsorción renal de glucosa con el inhibidor SGLT2 precipitan el estrés oxidativo intratumoral y logran la inhibición del crecimiento tumoral.

El Dr. Jung-Whan Kim, profesor asistente de Ciencias Biológicas de la Universidad de Texas y autor del estudio, ha explicado que su hallazgo más relevante es que la dieta cetogénica por sí sola ejerce un cierto efecto inhibidor del desarrollo tumoral en el cáncer de células escamosas, y que este efecto se incrementa si esta alimentación se combina con el fármaco antidiabético y la quimioterapia, mientras que no se obtuvo ningún resultado en el caso de los tipos de cáncer de células no escamosas.

El equipo de investigadores, también examinó los niveles de glucosa en muestras de sangre procedentes de 192 personas con cáncer de pulmón o de células escamosas esofágicas y de otras 120 con adenocarcinoma de pulmón que no padecían diabetes y comprobaron que existía una asociación evidente entre mayores concentraciones de glucosa en la sangre y peor supervivencia en el caso de los pacientes con carcinoma de células escamosas, pero no en los que tenían un adenocarcinoma de pulmón. Esto demuestra todavía más que la restricción de la glucosa contribuye a reducir el desarrollo del cáncer de células escamosas, aunque advierte de la necesidad de realizar ensayos clínicos más detallados para analizar esta potencial estrategia terapéutica que consiste en manipular los niveles de glucosa del paciente, y que podría mejorar el tratamiento del cáncer.

https://www.cell.com/cell-reports/fulltext/S2211-1247(19)30924-6?_returnURL=https%3A%2F%2Flinkinghub.elsevier.com%2Fretrieve%2Fpii%2FS2211124719309246%3Fshowall%3Dtrue

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: