La irregularidad en los horarios del sueño aumentan el riesgo metabólico

Las personas que se acuestan cada día a una hora distinta o duermen menos horas de las recomendadas tienen un 27% más probabilidades de desarrollar problemas metabólicos, como obesidad o diabetes.

Un nuevo estudio ha demostrado que acostarse a diferentes horas cada día aumenta hasta un 27% el riesgo de desarrollar problemas metabólicos como hipercolesterolemia, hipertensión arterial, obesidad, o una hiperglucemia que conduzca a la diabetes.

La investigación hecha por investigadores del National Heart Lung and Blood Institute (NHLBI), ha llevado a cabo un seguimiento de 2.003 personas de entre 45 y 84 años que registraron la hora de acostarse y su tiempo de sueño gracias a una pulsera inteligente, y escribieron un diario de sueño en el que respondían a preguntas sobre sus hábitos de vida y su estado de salud.

Tras contabilizar el sueño los investigadores observaron que las personas que tenían una mayor variabilidad en los horarios de acostarse y disfrutaban de menos tiempo de descanso presentaron un 27% más de prevalencia en el desarrollo de problemas metabólicos, incluso tras ajustar el tiempo de sueño.

Estos hallazgos revelan que incluso tras tener en cuenta factores como la duración del sueño y otros sobre el estilo de vida, por cada hora de diferencia entre una noche y otra, o entre el tiempo que duerme el individuo, se incrementa el impacto metabólico negativo.

Mantener una rutina de sueño y dormir lo suficiente podría evitar la hipertensión, o la subida de triglicéridos y de la glucosa en ayunas, entre otros problemas de salud

Los investigadores también comprobaron que aquellos que tenían mayor variación en el descanso tenían más probabilidades de trabajar en turnos de noche, ser fumadores o dormir menos, además de presentar más síntomas de depresión y un mayor índice de apnea del sueño e ingesta calórica, que los que tenían hábitos saludables de sueño.

Este estudio confirma los resultados de otros que se han realizado anteriormente que indicaban que mantener una rutina regular de sueño, que incluya una hora establecida para irse a la cama y una duración adecuada de entre 7 y 8 horas, podría tener efectos beneficiosos, tanto en el metabolismo al evitar la reducción de los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno), la presión arterial elevada, y la subida de los triglicéridos y de la glucosa en ayunas, así como también el estado anímico, académico y laboral.

https://care.diabetesjournals.org/content/early/2019/05/21/dc19-0596

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: