La OMS propone pautas de vida saludable para prevenir la demencia

Actualmente la demencia afecta a unas 51 millones de personas en todo el mundo, especialmente en los países más pobres, y cada año se diagnostican unos 10 millones más de nuevos casos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que en los próximos 30 años ese número se triplique, alcanzando unos 153 millones de afectados. Por este motivo ha publicado una nueva guía con pautas para reducir el riesgo de deterioro cognitivo y demencia, cuya forma más común es la enfermedad de Alzheimer, con el 60 – 70% de los casos.

Las recomendaciones se concretan en llevar hábitos de vida sana: No fumar. No ingerir bebidas alcohólicas. Mantener un peso corporal adecuado. Controlar la tensión arterial. Controlar los valores normales de glicemia y colesterol LDL, son algunos consejos de la OMS para prevenir la demencia, pues de esta manera se reduce el riesgo de padecer demencia senil.

En el presente aún no existe ningún tratamiento que cure la demencia, pero evitar los factores de riesgo puede retrasar o frenar la aparición o la progresión de esta enfermedad con deterioro de la memoria, el comportamiento habitual y que impide realizar con normalidad las actividades diarias.

La edad es el principal factor de riesgo del deterioro cognitivo, pero la demencia, según la OMS no es una consecuencia natural o inevitable del envejecimiento. Uno de los objetivos de estas medidas preventivas es que sirvan para que los médicos de atención primaria aconsejen a sus pacientes sobre lo que pueden hacer para prevenir estas patologías. Con ellas la OMS también insta a los gobiernos y los responsables de la salud de los ciudadanos a que adopten políticas que fomenten un estilo de vida saludable. Entre los hábitos saludables destacan las intervenciones nutricionales, en las que la organización recomienda adherirse a una dieta similar a la mediterránea, siguiendo un régimen saludable y equilibrado, en el que no serían necesarios suplementos específicos ni de vitaminas B y E o de ácidos grasos poliinsaturados.

El Observatorio Mundial de la Demencia de la OMS se inició en 2017, recopila la información sobre las actividades de 80 países y los recursos que destinan a la prevención de la demencia. Para este organismo, uno de los puntos más importantes que deben contemplar los planes nacionales contra la demencia es el apoyo a los cuidadores de las personas que sufren demencia, generalmente miembros de la familia que a menudo deben modificar su día a día. Por este motivo, la OMS creo el programa iSupport que ofrece a los cuidadores consejos online sobre la atención que los enfermos necesitan, pero también dan pautas sobre como ellos mismos deben cuidar de su salud.

https://www.who.int/mental_health/neurology/dementia/guidelines_risk_reduction/en/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: