La Radiación Electromagnética [Celulares] y riesgo de Cáncer

La Radiación Electromagnética [Celulares] y riesgo de Cáncer

Estudios recientes evidencian que la radiación fuerte y prolongada de los celulares puede desencadenar el cáncer.

Los campos electromagnéticos disminuyen el ATP, la fuente de energía en su cuerpo, sin el cual sus células no pueden funcionar correctamente, también afectan la función reproductiva en hombres y mujeres, y tienen efectos neurológicos.

El principal riesgo de la radiación de los celulares es el daño mitocondrial y sistémico a las células, que amenaza la salud en general y puede contribuir a una gran variedad de problemas y enfermedades crónicas.

El caso de una mujer joven sin factores de riesgo de cáncer que desarrolló cáncer de mama multifocal directamente debajo del área donde colocaba su celular dentro del brasier es un ejemplo de advertencia.

La investigación de la propia industria de los celulares en el estudio interphone 6 hecha en 13 países, demostró un aumento del 40% en el riesgo de cáncer cerebral a partir de 1.640 horas o más de uso del teléfono celular.

Una investigación sueca independiente que fue publicada en el año 2.007 demostró un riesgo 540% mayor de cáncer cerebral luego de más de 2.000 horas de uso del celular.

En noviembre de 2010 también se publicó un análisis de los mecanismos de acción conocidos, incluidos los efectos en el ADN, llamado “Efectos no térmicos y mecanismos de interacción de los campos electromagnéticos en la materia viva”.

Se ha demostrado que los campos electromagnéticos aumentan el estrés oxidativo que puede dañar las membranas celulares y proteínas, además de romper los enlaces del ADN.

Cómo reducir su exposición a los campos electromagnéticos

– Evite llevar su celular consigo en el cuerpo a menos que se encuentre en modo avión y nunca duerma con él en su habitación, a menos que esté en modo avión. Incluso en modo avión, puede emitir señales, por eso coloco mi celular en una bolsa de faraday.

– Cuando use su celular, utilice el altavoz y sostenga el teléfono por lo menos a 1 metro de distancia.

– Intente disminuir drásticamente el tiempo que usa su celular.

– Conecte su computadora de escritorio a internet por medio de una conexión por cable y asegúrese de poner el escritorio en modo avión.

– Evite los teclados, trackballs, mouse, sistemas de juegos, impresoras y teléfonos fijos inalámbricos, opte por las versiones con cable.

– Si debe usar wifi, apáguelo cuando no esté en uso, sobre todo durante la noche cuando está durmiendo. Idealmente, es mejor instalar los cables necesarios en su casa para que pueda apagar el wifi en todo momento.

– Si tiene una computadora portátil sin puertos ethernet, es fácil comprar un adaptador USB de ethernet que le permitirá conectarse a internet sin una conexión inalámbrica.

– Apague la corriente eléctrica hacia su habitación durante la noche. Por lo general sirve para reducir los campos eléctricos de los cables de la pared, a menos que haya una habitación adyacente al lado de su dormitorio. Si ese es el caso, necesitará usar un medidor para determinar si también necesita apagar la energía en la habitación de al lado.

– Use un reloj con baterías, lo ideal es que sea uno sin luz.

– Si aún usa horno de microondas, considere reemplazarlo por un horno de convección de vapor, que calentará sus alimentos con la misma rapidez y mucha más seguridad.

– Evite el uso de electrodomésticos y termostatos “inteligentes” que dependen de la señalización inalámbrica. Esto incluiría todas las nuevas pantallas “inteligentes”. Se les denomina inteligentes porque emiten una señal de wifi y, a diferencia de las computadoras, no puede apagar su señal de wifi.

– Considere utilizar un monitor de computadora de gran tamaño como televisión, ya que no emiten wifi.

– Rehúsese a utilizar medidores eléctricos inteligentes tanto como le sea posible o incorpore un escudo a su medidor inteligente existente, algunos de los cuales han demostrado reducir en un 98 a 99 % la radiación.

– Considere mover la cama de su bebé a su habitación en lugar de usar un monitor inalámbrico para bebés. Otra alternativa son las opciones con cable.

– Reemplace los focos fluorescentes por focos incandescentes. Lo ideal es que elimine todas las luces fluorescentes de su casa. No solo emiten luz poco saludable, sino que lo más importante es que en realidad, transfieren la corriente a su cuerpo con solo estar cerca de ellos.

Fuente: https://generationzapped.com/

Teléfonos que emiten más radiación:

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: