El matrimonio protege el cerebro

El matrimonio protege el cerebro

Casarse se asocia con conductas de estilo de vida más sanas y una mortalidad más baja, y puede reducir el riesgo de demencia debido a factores del curso de la vida.

Una nueva investigación sugiere que hay algo en el matrimonio o en las personas que se casan y continúan casadas, que reduce significativamente el riesgo de declive mental en la vejez.

Para este estudio meta-análisis se incluyeron 15 estudios y un total de 812.047 participantes de diversos países como Estados Unidos, China, Japón, Francia, Alemania y Suecia. La gran mayoría de los participantes del estudio estaban casados o eran viudos.

Había pocos divorciados (entre el 4 y 6 por ciento en la mayoría de los estudios) y pocos habían estado solteros toda su vida (menos del 10 por ciento en la mayoría de los estudios). Los resultados mostraron que en comparación con los que están casados, las personas solteras y viudas tienen un riesgo elevado de demencia. No se encontró una asociación en personas divorciadas.

El nuevo análisis encontró que las personas que son solteras durante toda la vida tienen un aumento del 42% en las probabilidades de desarrollar demencia que las personas casadas. Las personas viudas también tienen una tasa más alta de demencia, pero no las personas divorciadas. Pero los hallazgos no demuestran un vínculo directo entre el matrimonio y un riesgo más bajo de demencia. Aun así, las personas no casadas siguen teniendo un riesgo más alto incluso cuando se tiene en cuenta la salud física, lo que sugiere que el beneficio del matrimonio se debe a algo más que simplemente mejorar la salud física. También nos sorprendió la potencia de nuestros hallazgos, indicó Sommerlad, investigador del Colegio Universitario de Londres.

De acuerdo con el Dr. Sommerland, “podemos tomar medidas en nuestra vida para reducir o retrasar el momento de la demencia. Una dieta sana, hacer ejercicio y un tratamiento rápido de los problemas médicos, además de mantener la mente activa con actividades sociales y mentales, podrían marcar una diferencia”.

Estar casado se asocia con un menor riesgo de demencia. La prevención de la demencia en las personas solteras debe enfocarse en la educación y la salud física y debe considerar el posible efecto del compromiso social como un factor de riesgo modificable.

Fuente: http://jnnp.bmj.com/content/early/2017/10/30/jnnp-2017-316274

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: