Por nuestro planeta Tierra, seamos vegetarianos

Por nuestro planeta Tierra, seamos vegetarianos

Evitar la carne y los productos lácteos es la mejor forma en que podemos reducir nuestro dañino impacto ambiental.

En el estudio más completo sobre el tema hasta la fecha, científicos de la Universidad de Oxford en Inglaterra y Agroscope, un instituto de investigación agrícola en Suiza, analizaron datos de 40 productos agrícolas diferentes producidos por más de 38.000 granjas en alrededor de 120 países. Juntas, las fincas estudiadas representan aproximadamente el 90% de los alimentos que se consumen en todo el mundo.

Los investigadores examinaron una serie de factores ambientales, incluidas las emisiones de gases de efecto invernadero, la acidificación de los océanos, la contaminación del agua y el uso de la tierra y el agua, y evaluaron los impactos de los productos desde la granja hasta la mesa.

Los resultados mostraron que si se eliminara el consumo de carne y productos lácteos, las tierras agrícolas globales podrían reducirse en más del 75% y aún proporcionar alimentos suficientes para la población mundial.

Según el investigador principal, Dr. Joseph Poore, de la Universidad de Oxford “Una dieta vegetariana es probablemente la forma más grande de reducir nuestro impacto sobre el planeta Tierra, no solo los gases de efecto invernadero, sino la acidificación global, la acumulación de residuos orgánicos en los mares, el uso de la tierra y el uso del agua. Dos cosas que se ven igual en los supermercados pueden tener impactos muy diferentes en el planeta”.

El análisis mostró que la carne y los productos lácteos tienen un impacto ambiental demasiado grande en comparación con sus contribuciones a la dieta de una persona. Si bien la carne y los productos lácteos proporcionan solo el 18% de las calorías totales y el 37% de las proteínas, utilizan el 83% de las tierras agrícolas y representan el 60% de los gases de efecto invernadero emitidos por las actividades agrícolas, según el estudio.

Los investigadores encontraron que los impactos ambientales variaban significativamente dentro de los mismos productos. La cría de ganado para carne en tierras deforestadas, por ejemplo, genera 12 veces la cantidad de gases de efecto invernadero y utiliza 50 veces más tierra que la cría de ganado en pastos naturales.

El estudio encontró que incluso la carne y los productos lácteos producidos de forma sostenible tenían un mayor impacto ambiental que los productos de origen vegetal. “Los impactos de los productos animales de menor impacto normalmente superan los de los sustitutos vegetales”, afirma el estudio. Por ejemplo, incluso la carne de res de menor impacto aporta 6 veces más gases de efecto invernadero y utiliza 36 veces más tierra que las proteínas vegetales, como los guisantes.

Si el consumo de productos animales se redujera a la mitad en todo el mundo y los consumidores evitaran comprar productos de productores de alto impacto, producirían aproximadamente el 73% de las reducciones de emisiones logradas al consumir una dieta basada totalmente en plantas.

El Dr. Peter Alexander, profesor de seguridad alimentaria global en la Universidad de Edimburgo, dijo “Aunque los resultados son extremadamente completos y muy impresionantes, no debemos interpretar estos resultados como la necesidad de volvernos veganos, sino de moderar nuestro consumo y buscar una distribución más equitativa de los alimentos que genere dietas más saludables para todos, así que las dietas basadas en plantas son la mejor manera de reducir los impactos de los alimentos”.

Fuente: http://science.sciencemag.org/content/360/6392/987

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: