Tabletas marcadas para registrar el cumplimiento del tratamiento

Tabletas marcadas para registrar el cumplimiento del tratamiento

Para el tratamiento de las diversas enfermedades los médicos prescriben medicamentos y otras pautas (Tratamiento no farmacológico), dependiendo de la severidad del problema de salud a tratar

Por ej, un paciente asmático requiere medicamentos y reducción del contacto con alérgenos que precipitan el asma. Si el tratamiento médico se incumple, no se logran las metas del mismo con sus respectivas consecuencias, por ej, coma diabético, infartos del corazón, embarazos, y por estas razones el cumplimiento farmacológico es fundamental, pues garantiza el efecto terapéutico del medicamento durante el tiempo que se cumple con la dosificación medicada, y es por esta razón que la mayoría de los nuevos medicamentos se pueden dosificar una sola vez al día o a la semana, garantizando su efecto por mayor tiempo con menos dosis y evitando el incumplimiento.

El ente regulador de EEUU, la FDA, autorizó la primera tableta con marcador para el antipsicótico Abilify (Aripiprazole), indicado para el manejo de la esquizofrenia, el trastorno afectivo bipolar y la depresión.

En EEUU se realizó un estudio clínico mediante un biosensor dentro de una tableta de medicamento que al ser ingerida se activa por el gradiente de iones cloruro (Cl) en el estómago, emitiendo una señal de radiofrecuencia captada por un lector portátil. El lector transmite datos de ingestión a un servidor que registra la ingesta del medicamento.

En este estudio se midió la adherencia al tratamiento del dolor con un analgésico opiáceo, la Oxicodona, para cuantificar tolerancia (Más dosis para el control del dolor) o una adicción, y de esta forma intervenir el tratamiento farmacológico en una población de pacientes.

Los analgésicos opioides se prescriben comúnmente según la necesidad para las condiciones dolorosas agudas. La incertidumbre de cómo los pacientes realmente toman opioides, junto con el deseo de controlar el dolor, conduce a prácticas de prescripción de opiáceos variables y excesivas, lo que resulta en un exceso de opioides. Comprender los patrones de ingestión real de opiáceos después de afecciones dolorosas agudas puede ayudar a los médicos a aconsejar a los pacientes sobre el uso seguro de opioides, y permitir el reconocimiento oportuno y la intervención cuando se produce una automedicación de opiáceos creciente y así prevenir la tolerancia y la adicción.

Los investigadores usaron la tableta marcada de Oxicodona entre las personas que no habían recibido opiáceos y que habían sido dados de alta del servicio de urgencias por dolor agudo por fracturas. Los participantes fueron entrenados en la operación digital de la tableta y dados de alta con 21 tabletas marcadas de Oxicodona 5 mg. Se les ordenó que tomaran tabletas marcadas de Oxicodona para aliviar el dolor al momento del alta. Realizaron una breve entrevista 7 días después de la inscripción en el estudio, momento en el cual los participantes regresaron al sistema marcado de tabletas. Identificaron los eventos de ingestión de Oxicodona en tiempo real mediante los datos del sistema de tabletas marcadas y realizaron conteos de tabletas en la visita de regreso para validar el informe de las tableta digital de la ingestión de medicamentos. Para este estudio se incluyeron 26 personas; 16 inscritos, con 15 que completaron el estudio. Los participantes ingirieron una mediana de 6 (3 – 9,5) tabletas marcadas de Oxicodona en el transcurso de 7 días, con el 82% de la dosis de Oxicodona ingerida en los primeros 3 días. En individuos que requirieron una nueva cirugía, el 86% (N = 6) continuaron ingiriendo opiáceos por otra semana. Hubo una variabilidad sustancial en los patrones de ingestión entre individuos. Los resultados revelaron una mediana de la ingestión de opioides de 45 mg de equivalentes de morfina para el dolor agudo durante 7 días. 7 participantes dejaron de usar opioides dentro de los 4 días posteriores al alta del servicio de urgencias, los procedimientos quirúrgicos requirieron un uso más prolongado de analgésico. Este sistema marcado de tabletas fue capaz de medir los cambios y los patrones de automedicación de opiáceos, que variaron entre los pacientes.

Fuente: http://journals.lww.com/anesthesia-analgesia/Fulltext/2017/12000/Oxycodone_Ingestion_Patterns_in_Acute_Fracture.40.aspx

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: