Un Componente del Aguacate Ayuda a Prevenir la Obesidad y la Diabetes

Los aguacates se han convertido en un alimento esencial.

Especialmente por su sabor y por la gran cantidad de beneficios que aportan a la salud, gracias a sus grasas monoinsaturadas, sus minerales, vitaminas y antioxidantes.

La Avocatina B, componente del aguacate, ha demostrado en un estudio que podría ayudar a quemar las grasas, controlando la ganancia de peso, y a evitar el desarrollo de diabetes tipo 2 y obesidad.

Según un estudio realizado en la Universidad de Guelph (Canadá) también podría ser útil para evitar la obesidad y el desarrollo de enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2.

Los resultados mostraron que la Avocatina B, uno de los compuestos exclusivos del aguacate, es capaz de controlar el aumento de peso corporal y frenar, o incluso impedir por completo en algunos casos, el desarrollo de enfermedades metabólicas, como la resistencia a la insulina o la diabetes tipo 2.

A los animales del estudio se les alimentó durante 8 semanas con dietas saturadas en grasas con la finalidad de que desarrollaran obesidad y resistencia a la insulina. En las 5 semanas siguientes a la mitad de los ratones se les administró un suplemento de Avocatina B mientras seguían tomando alimentos con grasas.

Al terminar la investigación, aquellos que tomaron la suplementación habían engordado más despacio y su peso era menor que el de aquellos que no lo habían recibido. En cuanto a su salud, había aumentado su sensibilidad a la insulina, lo que hacía mucho más efectiva la quema de glucosa en la sangre.

La Avocatina B de los aguacates ayuda a inhibir las actividades celulares que en otras circunstancias podrían hacer que el paciente desarrolle diabetes protegiendo a las mitocondrias, organelos celulares encargados de oxidar las grasas y del sobre esfuerzo metabólico que sufren en pacientes con obesidad. Si estas mitocondrias dejaran de oxidar las grasas, además de acumularlas en el organismo, también se tendrían más posibilidades de desarrollar resistencia a la insulina, el paso previo a la diabetes. En este punto es donde interviene la Avocatina B, ayudando a esa oxidación de grasas y protegiendo el páncreas y las fibras musculares esqueléticas.

Pero no todo es optimista en este estudio, aunque las pruebas en humanos han demostrado que el compuesto se absorbe por completo en el organismo sin efectos adversos, todavía se desconoce cuál es la dosis adecuada y su seguridad, que se irán analizando en estudios posteriores.

Los autores de este estudio destacan que comer aguacates enteros podría no ser eficaz para obtener la Avocatina B necesaria, pues dependiendo del fruto las cantidades serán diferentes. Por ello, la idea que plantean es crear unos suplementos con este compuesto en formas farmacéuticas solubles.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/mnfr.201900688

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: